España en Verano · ¡20 rincones imprescindibles!

Argentina · Natura en estado puro
12/05/2017
10 Razones para Viajar a California
16/06/2017
Mostrar todo

España en Verano · ¡20 rincones imprescindibles!

Llega el verano a España y las temperaturas comienzan a subir, y nuestras ganas de marchar de vacaciones. Tenemos un descanso a la vuelta de la esquina y nos ponemos a pensar dónde ir de vacaciones en España. En World Business Travel te ayudamos a elegir dejándote esta combinación original de los mejores lugares para visitar en España en verano:

Rio Mundo, Albacete

En Castilla-La Mancha los veranos son tórridos y los campos son barridos por un sol de justicia. Las ciudades aparecen desoladas en las horas más cálidas del día.

Sin embargo, entre tanto fuego existe un lugar donde siempre estarás fresco. Cerca del pueblo de Riópar se halla el nacimiento del río Mundo. Una potente cascada salta al vacío entre la roca caliza. Alrededor de ella, la vegetación es densa y verde todo el año. Un vergel oculto entre gargantas.

Puedes dejar tu coche en el aparcamiento y caminar un ratito por las escaleras que ascienden a la cascada. En el camino hay varias pozas de agua helada donde puedes meterte a refrescarte. Para los que buscan más aventura, se puede hacer espeleología en la cueva de Los Chorros.

Aínsa, Huesca

Puede que Don Quijote resultara extraño paseando su armadura por La Mancha, pero si se te ocurriera ponerte una para recorrer las calles del pueblo de Aínsa, no ibas a sentirte fuera de lugar.

Existen muchos pueblos a los que ir de vacaciones en España, pero el aspecto medieval de Aínsa es la principal razón por la que forma parte de la asociación de los Pueblos más bonitos de España. En verano, el interior de sus caserones de piedra mantiene el fresco y las tardes en la Plaza Mayor son de esas en las que hueles el aire y te sientes alegre y capaz de todo. Si te vienes muy arriba, puedes intentar conquistar el castillo del siglo XI que está junto a la plaza. La iglesia parroquial de Santa María (siglo XII) es una de las mejores muestras del románico que encontrarás en Huesca.

Ronda, Málaga

La ciudad malagueña de Ronda, uno de los lugares para visitar en España en verano, se divide en dos hermanas siamesas. La garganta por la que fluyen las aguas del Guadalevín es un tajo que parece separar no sólo el espacio, sino también el tiempo.

A un lado del puente, la Ronda del siglo XVIII, y del otro, la medieval, con grandes influencias árabes.

En la Ronda del siglo XVIII destaca su plaza de toros, que con sus 66 metros de diámetro puede presumir de ser la más amplia del mundo.

Cruza al lado medieval pasando sobre el Puente Nuevo y visita la Colegiata de Santa María la Mayor, pasa bajo el arco de Felipe V o entra en los baños árabes.

Después, da un paseo hasta los campos de Ronda y desde allí verás la profunda garganta que separa los peñascos sobre los que se asienta la ciudad.

Roque de los Muchachos, La Palma

A ver, ¿quién no se ha ido a la playa a ver la típica lluvia de estrellas veraniega? Seguro que lo has hecho más de una y diez veces. Bocata, neverita con bebidas alegres y amigos/parejas a los que demostrar que tú has visto muchas más estrellas fugaces que ellos. Es un clásico del verano. Lo que pasa es que no siempre tienes a mano un lugar que no tenga demasiada contaminación lumínica.

Si quieres ver la lluvia de estrellas desde el mejor lugar posible en España, coge un avión a la isla canaria de La Palma y sube al observatorio de Roque de los Muchachos, al borde del Parque Nacional de la Caldera de Taburiente.

Eso sí, vete bien abrigado porque estarás a casi 2.400 msnm. Merecerá la pena. Otro de los atractivos de las Islas Canarias, uno de los principales lugares a donde ir de vacaciones en España.

Sierra de Cazorla, Jaén

La Sierra de Cazorla se encuentra englobada en el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas. Se encuentra en el noroeste de la provincia de Jaén y es el mayor espacio protegido de España y el segundo de Europa.

Mientras el verano hace arder casi toda Andalucía, la sierra de Cazorla mantiene una especie de microclima que la convierte en un lugar idóneo para pasar el verano. Coge tu tienda de campaña y vive en uno de los bonitos campings con terrazas de césped. Si eso te parece demasiado atrevido – es un eufemismo para el término “incómodo”, y lo sabes -, seguro que encuentras varios alojamientos rurales que satisfagan tus necesidades.

Pasea por los senderos entre ríos, pinos, abedules, fresnos, sauces y chopos y, si lo haces a primera hora de la mañana y eres más sigiloso que un elfo de la Tierra Media, quizás tengas la suerte de cruzarte con un ciervo, jabalí o muflón en tu camino.

Lagos de Covadonga, Asturias

Aunque los Lagos de Covadonga son visitables durante todo el año, esta maravilla natural asturiana – equiparable, en su aportación al país, a la fabada o el descenso del Sella – brilla especialmente cuando le impacta el sol de lleno, convirtiéndolo en uno de los mejores lugares para visitar en España en verano.

El clima en Asturias es inestable durante el resto de estaciones y el potente sol veraniego arranca unos colores brillantes propios de una película de Tim Burton (de las que no son tétricas, obviamente).

Los lagos Enol y Ercina, de origen glacial, se sitúan en la parte asturiana del Parque Nacional de los Picos de Europa. Existe un tercer lago, el Bricial que también tiene agua durante el verano, porque sólo se llena con el deshielo.

Lago San Mauricio y Aigüestortes, Lleida

¿A que tienes la sensación de que Cataluña es una región llena de parques nacionales? Pues que sepas que el de Aigüestortes es el único. Constituido en 1955, su morfología se diferencia del resto de valles de la cordillera pirenaica..

En sus más de 14.000 hectáreas encontrarás grandes crestas de granito, densos bosques, una gran maraña de senderos transitables y decenas de lagos de distintos colores. El más bonito es el de San Mauricio.

Los lagos Enol y Ercina, de origen glacial, se sitúan en la parte asturiana del Parque Nacional de los Picos de Europa. Existe un tercer lago, el Bricial que también tiene agua durante el verano, porque sólo se llena con el deshielo.

Rías Baixas, Pontevedra

La zona gallega de las Rías Baixas abarca casi toda la costa que se extiende desde el cabo Finisterre hasta la ría de Vigo. Con un clima duro en invierno e inestable en otoño y primavera, en verano el verde se mezcla con los colores vivos de las flores y el azul de ríos y mares.

Hay muchas cosas de las que disfrutar aquí y es uno de los mejores lugares a donde ir de vacaciones en España. Aprende del duro trabajo de las mujeres marisqueras de Cambados, baja en kayak el río Umia, visita el patrimonio histórico de pazos y palacios o, mejor aún, sigue los pasos de la Ruta do Viño Rías Baixas y haz que el fresco albariño aligere tus penas mientras te enamoras de la naturaleza.

La Selva de Irati, Navarra

La mayor zona forestal de Navarra se desparrama a ambos lados del cauce del río Irati. Se trata de uno de los mayores hayedos-abetales de Europa y conserva un bosque autóctono cuyo origen se remonta a la época medieval.

Unas 17.000 hectáreas imposibles de recorrer en su totalidad en tus vacaciones. Para llevarte una buena idea del paisaje de Irati, te recomendamos que recorras el Camino de Contrabandistas, un sendero sencillo de montaña que discurre por la mejor zona kárstica boscosa de Irati y, además, te desvela el ancestral uso humano, con 8.000 años de historia.

Cañadas Reales, Segovia

Sabemos que es duro, pero te vamos a pedir algo que seguro que agradecerás luego: madruga en verano. El calor puede ser sofocante en el verano segoviano, pero si te levantas al amanecer y te montas en la bici, podrás hacer cicloturismo en una de las zonas de España que mejor se adapta a ello.

Recorre las antiguas Cañadas Reales por las que los pastores trashumantes conducían a su ganado. Conectan pueblos tan bonitos como el de Pedraza – una de las villas medievales más bonitas y mejor conservadas de España – y la Granja de San Ildefonso, con el famoso Palacio de la Granja que mandó construir el monarca Felipe V en el siglo XVIII.

Isla de Cabrera, Islas Baleares

Las Islas Baleares forman uno de los destinos preferidos a donde ir de vacaciones en España.

La isla de Cabrera es la de mayor tamaño de las que componen el archipiélago homónimo. Toda la zona está protegida por el Parque Nacional marítimo-terrestre del Archipiélago de Cabrera. En verano, las aguas están calmadas y te permitirán disfrutar de las praderas de posidonia oceánica, la tortuga boba y delfines.

En tierra, encontrarás las playas de Sa Platgeta, Es Pagès y S’Empalmador. Si quieres visitar el castillo, tienes que solicitar permiso en la oficina del parque.

Costa de Uribe, País Vasco

A menos de media hora en coche de Bilbao, tienes una de las más bonitas costas del norte del país y uno de los mejores lugares para visitar en verano en España. La comarca de Uribe tiene de todo.

Haz parapente desde lo alto del Monte Jata o en el pequeño acantilado junto a la playa de Sopelana. Monta a caballo por el bosque que rodea al castillo de cuento de Butrón. Haz surf con los maestros surfistas de Meñakoz o Bakio. Y si eres más de buena mesa que un derrochador de adrenalina, disfruta del marisco y pescado de los restaurantes de la zona tras haber subido a la ermita de San Juan de Gaztelugatxe. Junto con la de Guadalest, en Alicante, son las que se encuentran en los lugares más bonitos de España.

Valle del Pas, Cantabria

El río Pas desciende desde Peñas Negras, en Vega de Pas, y cruza un valle que resplandece de verdor en verano para desembocar, 58 km más abajo, en la ría de Mogro. El río Miera también forma parte de la comarca de los Valles Pasiegos.

Importante en la Reconquista, aquí se fundaron antiguos monasterios del siglo XI al XIII, como el de San Vicente de Fístoles y la Colegiata de Santa Cruz de Castañeda. El pastoreo era el medio de vida más habitual y aún hay gente en las villas históricas de Vega de Pas, San Pedro del Romeral y San Roque de Riomiera que viven de ello.

Bosque del Castañar de Hervás, Cáceres

El valle del Ambroz es otro de los reductos de frescura y belleza natural en una región extremeña en la que el verano es realmente duro.

En él podrás tomar el sendero PR-CC 37 y adentrarte en un tupido bosque de castaños, salpicado con algunos robles. Es un sendero de escasa dificultad, pudiendo elegir entre una ruta circular que llega hasta el pueblo de Gargantilla y regresa, u otra de unos 15 km que casi alcanza el puerto de Honduras (el paso al Valle del Jerte).

Delta del Ebro, Tarragona

Los bellos arrozales del Delta del Ebro dan color a la desembocadura del río más caudaloso de España en el Mediterráneo.

El Ebro, durante su curso, arrastra una gran cantidad de materiales orgánicos y sedimentos que dotan de gran vida a su delta. Los arrozales son sus principales protagonistas, pero también hay salinas, como la de Món Natura, a escasos kilómetros del pueblo de San Carlos de la Rápita. En el centro de interpretación de Món Natura, podrás aprender todo sobre la flora y fauna de la zona y la forma de vida de unos pescadores y agricultores que llevan décadas viviendo del delta.

Sierra de Gredos, Castilla y León, Extremadura y Madrid

La cadena montañosa más elevada del Sistema Central es una de las mejores opciones senderistas para el verano.

Sus grandes moles graníticas se extienden por las comunidades de Castilla y León, Madrid y Extremadura, desde San Martín de Valdeiglesias, al este, a Hervás, al oeste, y de norte a sur desde el valle del Tormes a Rosasito.

En el macizo central encontrarás la mayor parte de sus lagunas, haciendo el paseo más fresco y agradable. Llévate un bañador y refréscate en las aguas de la Laguna Grande de Gredos, las Cinco Lagunas, la Laguna del Barco o la Laguna de los Caballeros. Después sécate al sol o descansa bajo las ramas de las encinas, piornos serranos o robles melojos.

Fuentes del Algar, Alicante

El río Algar salta contento a la altura de la localidad alicantina de Callosa de En Sarriá. De hecho, puedes llegar a las fuentes caminando desde el centro de este pueblo alicantino. Tras 3 km de caminata, llegarás a tu destino y podrás iniciar el sendero de 1,5 km que discurre junto al cauce del río Algar

Cascadas y embalses naturales de agua helada se suceden en este corto trayecto entre una densa capa de típica vegetación mediterránea. Durante el verano, la mayor parte del caudal del Algar proviene de los pozos situados en el nacimiento de las fuentes. Después, el agua es bombeada al cercano pantano de Guadalest.

Intenta visitar las fuentes del Algar en un momento distinto al mes de agosto, cuando casi todos los días recibe la visita de decenas de turistas.

Cala de Maro, Nerja, Málaga

La Nerja del mítico Chanquete y los chavales de Verano Azul es una ciudad costera realmente bonita. Sin embargo, en verano está llena de turistas y en sus calles puedes freír huevos echando un chorrito de aceite de oliva sobre la acera.

Para huir de todo eso, lo mejor es coger el coche y acercarte a la tranquila Cala de Maro. Accedes a ella por un sendero que desciende una verde ladera. La cala es de piedras pequeñas y suele estar habitada por hippies. El paisaje de buen rollo se completa con un riachuelo de agua dulce que desemboca en las transparentes aguas de Maro.

Morella, Castellón de la Plana

En el interior de la provincia de Castellón se encuentra Morella, uno de los pueblos más bonitos de España.

Cuando vas por la carretera y asoma por el horizonte, parece que estas llegando a uno de los escenarios de Juego de Tronos. Un castillo en ruinas corona un cerro por el que trepan casas antiguas, acumuladas como los dientes en la boca de un cocodrilo, sin orden ni concierto aparente.

Con un clima mediterráneo de alta montaña, las tardes de verano son frescas y las puedes aprovechar para visitar las iglesias de Santa María, Sant Joan y Sant Miquel o el convento de San Francisco.

Intenta que tu visita a Morella coincida con el año en que se celebra su festividad más especial: el sexenio de Morella. Se celebra cada 6 años en agosto y cada día un gremio (tejedores, labradores, artes y oficios, peregrinos, torneros y gitanetes) realizan su danza.

Laguardia, Rioja Alavesa

La región de la Rioja Alavesa aparece en verano cargada de uva. Los viñedos se extienden hasta donde alcanza la vista, en unas llanuras y valles protegidos de los vientos por las paredes de roca de la sierra de la Demanda.

Visita la modernista bodega Ysios - con su extraño edificio que parece emular a las olas del Cantábrico – y después dirígete al pueblo medieval de Laguardia.

Laguardia fue declarada “villa” en 1164, por orden de Sancho VI. Hoy en día, sigue conservando su muralla medieval, que encierra monumentos góticos y románicos como la Torre Abacial, la iglesia de San Juan y el famoso reloj de la Plaza Mayor, que tiene unos danzarines que se entregan a un baile popular a las 12, 14, 17 y 20 horas.

Una visita muy curiosa en Laguardia es la de las cuevas subterráneas utilizadas por las familias nobles del siglo XVI para conservar su vino.

RESERVAS E INFORMACIÓN


Si deseas realizar una reserva online para viajar a cualquiera de estos lugares en España y beneficiarte de descuentos exclusivos
solo para nuestros clientes , haz click a través del siguiente link:

¡Organiza tu ruta con WBT!

O bien si deseas que World Business Travel te organice una ruta personalizada a tu gusto, contacta con nosotros:

World Business Travel
C/ San Josep, 6
08291 Ripollet Tel: 93 586 35 80
Email WBT

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies