Filipinas · El diamante del Pacífico

10 escapadas para esta Semana Santa
18/01/2018
China · El Tesoro de Asia
23/01/2018
Mostrar todo

Filipinas · El diamante del Pacífico

La incontenible riqueza natural y la enorme biodiversidad del archipiélago de Filipinas constituyen sin lugar a dudas el principal atractivo turístico de esta perla del Sudeste Asiático. Formado por nada más y nada menos que un total de 7.107 islas, este país insular es el lugar ideal para pasar unas tranquilas vacaciones disfrutando de sus inmensas playas y sus inolvidables paisajes naturales. O para la práctica de todo tipo de deportes acuáticos, destacando principalmente el buceo, pues pertenece al llamado Triángulo de Oro de este deporte, formado por Malasia, Indonesia y la propia Filipinas. Porque los fondos marinos de este paraíso terrenal situado en el Pacífico Occidental son un espectáculo sin igual, siendo incluso catalogadas algunas regiones como Patrimonio de la Humanidad debido a la riqueza submarina que atesoran.
Otro de sus reclamos es su rica y variada cultura, un conglomerado de influencias heredadas por los pueblos que han poblado o visitado las islas desde hace siglos, desde los indígenas y colonos austronesios, pasando por mercaderes indios y chinos, el mundo islámico o los exploradores españoles, hasta llegar a la dominación estadounidense que Filipinas se sacudió en 1946. Estas influencias se dejan ver en muchos aspectos de la vida de Filipinas, como la gastronomía, la música, los bailes y el arte, así como en su legado arquitectónico.

Filipinas no se daría a conocer como un destino eco-turístico sin apenas parangón en el mundo hasta los años 80 del pasado siglo. Desde entonces se ha convertido en uno de los principales motores de la economía filipina gracias a sus muchos reclamos, como Alona Beach en la isla de Panglao, ‘White Beach’ en Borácay, Malapascua en Cebú o el Río Subterráneo de Puerto Princesa, situado en Palawan. Sumérgete en la belleza incomparable de Filipinas, no te arrepentirás.

Manila · Donde se entremezclan lo antiguo y lo moderno

Manila es sin duda una de las ciudades más cosmopolitas del sudeste asiático. Situada en la costa oriental de la Bahía de Manila, en la isla de Luzón, junto a la desembocadura del río Pásig, no solo es la capital de Filipinas sino también centro neurálgico de la llamada Gran Manila, un área metropolitana que incluye 16 ciudades que albergan a más de 20 millones de habitantes, lo que la convierten en la décima más poblada del mundo. Y como gran capital, Manila posee infinitos atractivos turísticos y culturales entre los que destacan Intramuros, una popular zona amurallada que recuerda la larga historia de esta vibrante y bulliciosa urbe, el Fuerte de Santiago, la Iglesia de San Agustín, el Centro Cultural de Filipinas, la Catedral de Manila, el Palacio y Museo de Malacanang, el parque Rizal, el Museo Pambata, el Museo Metropolitano de Arte, el Manila Ocean Park, el Museo Nacional, el Avilon Zoo… y un largo etcétera que a buen seguro harán las delicias de viajeros de todas las edades.

Además de su rico patrimonio artístico, Manila acoge una gran oferta de ocio en la que destacan sus centros comerciales y hoteles, principalmente los situados en la moderna zona de Makati, sus muchos y variados restaurantes, donde podrás saborear la singular y exquisita cocina local basada en deliciosos mariscos y pescados que protagonizan platos típicos como el Sisig, Burong Hipon o el Agatna Punsong Sasing, y su interminable vida nocturna. Tampoco debemos olvidar Ermita y Malate, donde se encuentran Intramuros o el Parque Rizal, o barrios como Quiapo o Binondo, conocidos respectivamente por sus mercadillos callejeros y por Chinatown, el barrio chino de Manila. ¿A qué esperas para disfrutar de un día de compras en el gigantesco Mall of Asia o de una increíble puesta de sol en el BayWalk manileño? Porque la ‘Perla de Oriente’, allí donde se entremezcla lo antiguo con lo moderno, a buen seguro que no te decepcionará.

Bohol

Se podría decir que Bohol condensa en su territorio todo lo que hace atractivo al archipiélago en su conjunto, como si de una Filipinas en miniatura se tratara. Playas eternas de finas arenas que adornan sus costas, flanqueadas de enormes palmeras y exuberante vegetación, donde descansar y disfrutar de la naturaleza en estado puro, como Alona Beach en la isla de Panglao. Y todo ello acompañado de una agradable temperatura y de unos resorts turísticos de calidad que hacen de Bohol, compuesto de la isla principal del mismo nombre y de centenares de islas menores que la rodean, uno de los principales destinos vacacionales del país.

Además, Bohol cuenta entre sus principales credenciales con un singular y sorprendente atractivo natural único en Filipinas. La isla alberga en su interior las ‘Chocolate Hills’, o Colinas de Chocolate, unos curiosos fenómenos geológicos en forma de bombones que adoptan un color marrón cuando el otoño seca la vegetación que las cubre. La vista es simplemente espectacular, y hasta 1.200 de estas columnas están repartidas por el interior de la isla. Con una rica fauna que incluye al tarsero filipino, un pequeño primate tarsiforme al que podrás contemplar tanto en cautividad como en libertad, cientos de especies de mariposas, de cuya belleza y majestuosidad podrás disfrutar por ejemplo en el ‘Butterfly Dome’ de Sagbayan, y delfines y ballenas, cuyos avistamientos se organizan en excursiones y salidas al mar, Bohol es sin duda un destino que no te puedes perder.

Cebú

La ciudad de Cebú, capital de la isla del mismo nombre, conserva como ninguna otra en Filipinas una clara influencia heredada de su origen español. Fundada en el siglo XVI como Villa de San Miguel, en honor al administrador colonial Don Miguel López de Legazpi, sería punta de lanza para la conquista del resto del archipiélago filipino, y esa influencia de la cultura española se ve reflejada ahora en nombres de calles o parroquias. Aquella Villa de San Miguel es ahora la segunda ciudad en importancia y relevancia tanto a nivel nacional como internacional de Filipinas, la vibrante ciudad de Cebú, visita obligada en tu viaje a este paraíso del Pacífico… si es que no llegas directamente a través del Aeropuerto Internacional de Mactan-Cebu, una de las principales puertas del entrada a Filipinas.

Precisamente, dicho aeródromo se encuentra localizado en la isla de Mactan, muy próxima a la ciudad de Cebú. De hecho, Mactan es un excelente destino turístico de magníficas playas y modernos resorts donde relajarse tomando el sol o divertirse con las variadas actividades acuáticas que estos centros ofrecen, como snorkel, kayak o buceo. Pero tanto en la isla de Mactan como en otros puntos de la provincia de Cebú, podrás encontrar otras aventuras, siempre con un espectacular telón de fondo natural, como el senderismo, el montañismo, la exploración de cuevas o la escalada.

Pero sobre todo Cebú es sin duda una de las mecas para la práctica del buceo a nivel internacional. Y aunque allí se encuentra la famosa Malapascua, destino de renombre mundial y el lugar ideal para disfrutar de la variada y asombrosa fauna marina de Filipinas, no se debe desmerecer tampoco a las islas de Moalboal y Oslob… ni ninguna de las otras noventa islas e islotes que componen Cebú, auténticos santuarios para el desarrollo de esta disciplina submarina.

Volcán Taal

A medio camino entre Manila y Puerto Galera se encuentra otra de esas muchas maravillas naturales que decoran como en ningún otro lugar en el mundo el horizonte de Filipinas. En este caso se trata del Lago Taal, que guarda en su interior uno de esos paisajes que cortan la respiración: el famoso volcán Taal, en cuyo gigantesco cráter formado por una enorme explosión reposa a su vez el Lago Amarillo, un escenario realmente difícil de encontrar en la naturaleza… y de olvidar.

Puerto Galera

Muy próximo a la capital, Manila, se encuentra el destino turístico de Puerto Galera, situado al norte de la isla de Mindoro. Puerto Galera guarda uno de los tesoros naturales más importantes de Filipinas: un ecosistema de corales tan únicos, importantes y variados que le valieron a la región la categoría de Reserva de la Bioesfera por parte de la Unesco en 1977… y de lugar de peregrinación por parte de los amantes al buceo y a la fotografía submarina por lo espectacular de este entorno. Puerto Galera es además la única bahía de Filipinas considerada entre las más bonitas del mundo, con sus numerosas playas y calas de arenas finas y blancas, e incluso con su propia ‘White Beach’ (no confundir con la de Borácay). Allí podrás practicar todo tipo de deportes acuáticos, como snorkel, y náuticos, como la vela, e incluso sacarte la licencia de submarinismo.

Pero además, Puerto Galera es conocido por su animada vida nocturna, cuyo epicentro es sin duda la ciudad de Sabang, situada a la entrada de la Bahía de Puerto Galera. Multitud de locales de ocio y discotecas están enclavadas a las mismas puertas de la playa, rodeadas de restaurantes, hoteles y resorts, que te permitirán disfrutar de tus vacaciones hasta altas horas de la mañana, si así lo deseas… ya que también tienes la opción de madrugar para jugar al golf en alguno de los campos de Puerto Galera.

Borácay

La isla de Borácay guarda entre sus innumerables atractivos una de las playas más bellas del mundo. Llamada ‘White Beach’, o Playa Blanca, por el blanco de la fina arena que cubre hasta cuatro kilómetros de costa, al que acompaña además la espectacular transparencia de sus aguas, ha sido elegida por varios medios especializados internacionales como una de las diez mejores playas del planeta. Al ser el principal atractivo turístico de Borácay, ‘White Beach’ cuenta con alojamientos, restaurantes, bares y cibercafés, para que la estancia del visitante sea lo más satisfactoria posible.

Pero ‘White Beach’ no es el único atractivo de esta isla situada a unos 400 kilómetros al sur de Manila que cuenta con una treintena de playas en su litoral, a cada cual más hermosa. Además, si eres aficionado a los deportes acuáticos, principalmente a los relacionados con el viento, no te puedes perder la playa de Bulabog, un auténtico paraíso para la práctica de windsurf y kitesurf, principalmente durante la estación seca, pero también de esquí acuático, buceo o motos de agua. O si lo tuyo es la soledad y el romanticismo, la calma y las puestas de sol, acércate a Pukka Beach, Yapak Beach o Diniwid Beach. Ninguna de ellas te decepcionará.

Una animada vida tanto diurna como nocturna es otra de las señas de identidad de la isla de Borácay, de la que se suele decir que nunca descansa, con decenas de bares, restaurantes, puestos de comida, vendedores ambulantes con todo tipo de productos o tiendas de souvenirs repartidos por sus 10,32 kilómetros cuadrados, lo que la convierten en uno de los destinos más exclusivos de toda Filipinas

El Nido

Hasta que no subes a lo alto de El Nido Cliff no te das cuenta de la asombrosa belleza natural de El Nido, una experiencia que te dejará boquiabierto y se te quedará grabada en las retinas. Porque desde allí podrás ser testigo de cómo la naturaleza más salvaje, verde y radiante se funde con unas aguas de un profundo color turquesa casi irreal, como nunca habías visto antes… y por fin comprenderás el verdadero significado de la palabra paraíso.

Porque en El Nido, situado en la costa norte de la isla de Palawan, las playas son de arenas finas y de las más vírgenes del sudeste asiático, y el entorno marino lo convierte en el destino ideal para la práctica del buceo. No en vano, existen numerosas empresas radicadas en la playa principal donde podrás recibir cursos de buceo de iniciación o avanzado, así como alquilar todo el material necesario para tu aventura submarina.

Pero sin duda, la mejor forma de conocer El Nido y las 45 islas e islotes que lo rodean es a través de algunos de los muchos tours en barca o kayak, que te permitirán disfrutar de primera mano de la belleza de playas vírgenes y solitarias, o de las cristalinas lagunas como Big Lagoon y Small Lagoon. Toda una experiencia para los sentidos.

Monte Mayón

Cerca de la ciudad de Legazpi, situada en la isla de Luzón, se encuentra uno de los regalos de la naturaleza que ha recibido Filipinas, el Monte Mayón o Volcán Mayón. Su forma cónica casi perfecta lo hace célebre entre los volcanes del mundo entero, y sus 2.400 metros de altura se yerguen colosales haciéndolo visible desde incluso la no tan vecina Legazpi. Desde lejos su forma triangular recuerda sin duda a una pirámide, y es posible subir al monte para disfrutar de una magnífica panorámica del golfo de Albay. Pero como muchos regalos, es también un arma de doble filo, pues es el volcán más activo del país y en los últimos cuatro siglos ha entrado en erupción en hasta cincuenta ocasiones diferentes.

Además, en la vecina localidad de Donsol podrás vivir la irrepetible experiencia de nadar en compañía de ejemplares adultos de ¡tiburón ballena! No lo dudes y embárcate en uno de los bangkas que ofrecen la oportunidad a los turistas de hacerse a la mar y observar estos maravillosos ejemplares o de nadar con ellos. Una auténtica aventura que podrás contar a tus hijos y tus nietos… o vivirla con ellos. T

Puerto Princesa

Declarado en diversas ocasiones como la ciudad más verde y limpia de Filipinas, Puerto Princesa es de parada y fonda obligatoria en tu travesía por la paradisíaca isla filipina de Palawan. Bautizado así en honor de Doña Eulalia de Borbón, hija de Isabel II y de Francisco de Asís de Borbón, Puerto Princesa es famosa no solo por sus balnearios, por sus marisquerías y por sus granjas de cocodrilos, sino también por su notable patrimonio cultural donde sobresalen la Catedral de la Inmaculada Concepción, que data de 1872, el Cuartel de la Plaza, el Parque de la Princesa Eulalia y el Parque Mendoza.

Pero sobre todo es de visita obligada porque en sus alrededores, a apenas 50 kilómetros de distancia de la ciudad, fluye el río subterráneo que ha hecho mundialmente conocido a este rincón del archipiélago, pues no en vano el Parque Nacional del Río Subterráneo de Puerto Princesa fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1999, para ser también reconocido doce años más tarde como una de las siete maravillas del mundo natural. Cada año, miles de turistas se acercan hasta allí para maravillarse ante unos paisajes únicos donde se funden los ecosistemas de los bosques y de las playas. No es extraño que Puerto Princesa sea conocido por tanto como el Centro de Eco-Turismo de Filipinas.

Si deseas realizar una reserva online para disfrutar de estos increíbles lugares de Filipinas y beneficiarte de descuentos exclusivos
solo para nuestros clientes , haz click a través del siguiente link:

¡Organiza tu ruta con WBT!

O bien si deseas que World Business Travel te organice una ruta personalizada a tu gusto, contacta con nosotros:

World Business Travel
C/ San Josep, 6
08291 Ripollet Tel: 93 586 35 80
Email WBT

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies