Costa Rica ¡Pura Vida!

Madeira · Paraíso Atlántico
14/07/2017
13 motivos para hacer un viaje por el Sudeste Asiático
20/07/2017
Mostrar todo

Costa Rica ¡Pura Vida!

Costa Rica es uno de los mejores destinos del mundo para celebrar lunas de miel y para vivir un viaje ligado a la naturaleza. De hecho, atesora varios premios, como el Primer lugar en “mejores destinos de vida silvestre” según Fox News o uno de los “24 mejores lugares del mundo para ir de luna de miel”. Además, y a modo de anécdota, ocupa el primer lugar en el ranking como país más feliz de Centroamérica y también del mundo, según Travel Channel. Que no es poco.

Es un destino responsable y sostenible con el medio ambiente. De hecho, atesora una porcentaje importante de la biodiversidad mundial en relación al poco espacio que ocupa. Cuenta con infinidad de espacios protegidos, programas de recuperación de especies y reservas naturales donde la fauna y la flora son las auténticas protagonistas.

Pero Costa Rica es mucho más que ecoturismo. También hay espacio para el turismo de aventura, para el turismo rural y el de bienestar. El de eventos y convenciones ha sufrido un auge importante en los últimos años, al igual que el de sol y playa. Tanto en la Costa del Pacífico como en la del Caribe podemos encontrar playas paradisíacas en las que descansar o practicar surf sobre las mejores olas. Es un magnífico destino también para los amantes del buceo y la pesca deportiva y, como no, para los amantes de gastronomía. Costa Rica es… ¡Pura vida!

Valle Central


La zona del Valle Central es donde se concentra la mayor población del país. De hecho, aquí se encuentra la capital, San José, donde vive o trabaja la mitad de la población de Costa Rica. No es la única ciudad de la región, también se encuentran en este Valle Central ciudades como la de Alajuela, a las puertas del Volcán de Poás, y también Heredia y Cartago, la primera ciudad fundada por españoles.

San José, como capital que es, acumula un gran atractivo por su fusión entre ciudad próspera y auténtica, entre los edificios comerciales y las viviendas tradicionales. Es recomendable moverse por la ciudad a pie, caminar por sus calles siempre que tengáis tiempo y fuerza para ello. En caso contrario, la mejor opción es el autobús, porque conducir por San José es una ‘misión imposible’. Fue fundada en torno a 1736 y, como dato curioso, en 1884 se convirtió en la tercera ciudad en el mundo en tener electricidad, por detrás de Nueva York y París.

Durante los paseos, hay varios lugares que os tenéis que apuntar como imprescindibles. Una de ellas es el Teatro Nacional. Es el edificio más representativo de todo el país y la joya de los costarricenses. De estilo neoclásico en el exterior y de una profunda belleza el interior. De hecho, el visitante corre el peligro de quedarse hipnotizado admirándolo y dejar a un lado el espectáculo que en él se esté representando.
Otro de los los emplazamientos que hay que visitar es el Mercado Central. Es un tanto laberíntico, pero paseando por sus callejuelas os sentiréis como un ‘tico’ más. Hay de todo, desde comida, ropa, flores y seguro que hasta remedios para todos los males. Es uno de los lugares más baratos para comer, pero eso sí, no busquéis souvenirs aquí porque no los hay. Si os perdéis, no os preocupéis, al final acabaréis encontrando la salida.

En San José también se puede pasear por el Paseo Colón o el Parque Central. Cuenta con zonas peatonales, como la Avenida Central, donde podréis realizar las compras que queráis.

En cuanto al Valle Central, cuenta con el volcán más visitado de todo el país: el volcán Poás, en Alajuela. Es el más concurrido porque llegar hasta él no es tan complicado como a otros y ofrece grandes atractivos. Está activo aunque hace más de 60 años que no entra en erupción, tiene senderos que permiten bordearlo y es accesible para toda la familia. Está dentro del parque natural que lleva su nombre y da la oportunidad al visitante de contemplar su riquísima fauna y su flora. Pero no es el único volcán. Hay más. Los más destacados son los de Braulio Carrillo, Irazú y Turrialba.

Precisamente entre los lugares imprescindibles para visitar en el Valle Central se encuentran Turrialba y el Valle de los Santos, donde os podréis perder entre cafetales. Aquí se cultiva gran parte del café mundial y seguro que en alguna ocasión lo habréis probado sin saberlo.

Pacífico Central


La zona del Pacífico Central es un magnífico compendio entre playa, surf y naturaleza. Es quizás el lugar en el mundo en el que muchos ansiamos jubilarnos, con buen clima y un paraje sin igual. Las tres ciudades más importantes son Quepos, donde os recomendamos pasear por su puerto deportivo, Jacó, a donde peregrinan miles de surfistas y mochileros cada año, y Puntarenas, la ciudad portuaria.

En cuanto al clima, en esta región llueve más que en otras zonas del país, una circunstancia que posibilita que aquí podamos visitar alguno de los parques nacionales más espectaculares del país, donde se reproducen las colonias de especies protegidas como el mono tití o el guacamayo rojo. Los más destacados son el Parque Nacional de Carara y el de Manuel Antonio, en el que se pueden avistar con frecuencia iguanas, monos y también los famosos perezosos. Pero no todos los parques naturales son en tierra. Hay dos que especialmente llaman la atención.

El primero es el Parque Natural Marino Ballena, un gran refugio para corales, ballenas jorobadas, delfines y también tortugas. El segundo es si cabe más singular, porque se encuentra en una isla: Isla de Coco. Es Patrimonio Natural de la Humanidad y cuenta con colonias infinitas de tiburones martillo y mantas. Se encuentra a unos 500 kilómetros del continente, pero si en vuestro viaje hay tiempo suficiente, es un destino que no os dejará indiferente.
En cuanto a las playas, en el Pacífico Central se encuentran algunas de las más famosas por sus condiciones para hacer surf. Boca Barranca, Doña Ana o Playa Hermosa están consideradas algunas de las mejores para la práctica de este deporte. En esta zona del país se celebran con frecuencia pruebas y eventos deportivos.

Al margen de las playas os recomendamos que visitéis Tárcoles. El pueblo en si no es una atracción turística, pero sí que representa la puerta de acceso a alguno de los lugares más mágicos de la región. Nos gustan especialmente la catarata Manantial de Agua Viva. Es la más grande del país y vale la pena visitarla. Muy cerca de la catarata encontraréis una atracción con cocodrilos. También es muy recomendable acercarse si viajáis con niños, porque es una experiencia única.

Por último, destacar que la zona de Manuel Antonio se ha erigido como la mejor zona gayfriendly de Centroamérica. Las playas son espectaculares, los hoteles también y hay muy buen ambiente.

Pacífico Sur


Una de las maneras más comunes de acceder a la zona del Pacífico Sur es hacerlo en coche desde San José y para ello hay que cruzar el Cerro de la Muerte. Es una carretera que impresiona por sus acantilados y sus paisajes, pero que puede convertirse en una auténtica complicación si las condiciones meteorológicas son adversas, así que os recomendamos encarecidamente que consultéis la previsión del tiempo antes de salir. La ciudad más grande de la zona es San Isidro de El General, una ciudad de edificios de pocas alturas, con las fachadas pintadas de colores y con comercios con grandes letreros. Sobresale su iglesia, una de las más bonitas de todo el país.

En cuanto a qué ver en la zona de Pacífico Sur, podemos comenzar con las Cataratas de Nauyaca, muy cerca del pueblo de Platanillo, en el río Barú. Es tan solo un ejemplo, pero por esta región abundan y son todo un espectáculo. Lo que abunda también es la naturaleza bien conservada. Se puede hacer ecoturismo por el Humedal SierpeTérraba, la Reserva Forestal Golfo Dulce, la Reserva Biológica de Isla del Caño o el Parque Internacional de la Amistad. Es el espacio protegido más grande de Costa Rica y continúa en Panamá. Es aconsejable ir con un guía, porque los senderos son limitados y el riesgo de perderse es alto.
Donde no os perderéis seguro es en San Gerardo de Rivas. Es el punto de partida para iniciar una de las excursiones más espectaculares que se pueden hacer en Costa Rica. Para los más aventureros os proponemos un reto: subir a la cumbre de Cerro Chirripó de 3820 metros antes del amanecer y mirar hacia el este. Es una ruta que se suele cubrir en tres días, pero os aseguramos que si lo conseguís nunca olvidaréis cómo sale el sol en Costa Rica.

Esto, en la cordillera de Talamanca, una de las 4 que cruzan el país, pero en la costa podéis optar por tumbaros y disfrutar las playas, por hacer surf o por pasaros un día de aventuras practicando la pesca deportiva libre. Aquí se puede pescar libremente pero siempre con responsabilidad y respetando la sostenibilidad del ecosistema. Los lugares indicados para hacerlo son Puerto Jiménez, Golfito y también Zancudo. Eso sí, evitad en esta zona los meses de septiembre a noviembre, que son los peores para la pesca.
Para los amantes de la playa, el sol y el descanso, las playas de Dominical Piñuela, Playa Platanares y la playa de Zancudos son las mejores. Para los que opten por el surf, sin duda el destino perfecto es Pavones, uno de los mejores lugares del planeta para surfear.

Por último, un apunte más, para los que viajan con la maleta vacía para llenarla en su destino. Vuestro lugar es Golfito, un centro comercial exento de impuestos. Eso sí, no os olvidéis de conseguir la TAC -la tarjeta de autorización de compras- un día antes de ir. Podréis gastar 1.000 dólares por persona. ¡Suerte!

Llanuras del Norte


La estrella de esta zona del país es, sin duda, el Volcán Arenal, que cubre un área de 33 kilómetros cuadrados. Lleva activo desde 1968 y ofrece un doble escenario espectacular. Por un lado un espacio frondoso, rico en vegetación y en fauna silvestre. Por otro, una zona arisca y dura, fruto de las continuas erupciones, pero que ofrece una panorámica increíble, porque si subís al Cerro Chato podréis contemplar el lago que hay en el interior con un agua de color turquesa que no existe en ninguna otra parte del planeta. Otro de sus mayores atractivos es contemplar cómo expulsa lava de noche o aprovechar sus aguas termales para relajarse.

La zona de la Llanura Norte es la región ideal para los amantes de los deportes de aventuras. Hay espacios destinados a hacer senderismo entre parajes vírgenes. También existe la opción de tirarse en tirolina, hacer montañismo por las cordilleras de Guanacaste y Tilarán o rafting y barranquismo en los ríos de la zona. En estos ríos, por ejemplo, son muy numerosas las cataratas. Algunas superan los 60 metros de altura, como las del río San Carlos.
Precisamente, el río San Carlos es, junto a otros como el de Peñas Blancas, Toro, Puerto Viejo y Sarapiquí los mejores ríos para hacer un buen descenso en rafting gracias a sus aguas bravas. Al mismo tiempo, suponen centros de investigación científica y dan asilo a algunas especies endémicas que están en peligro de extinción.

Hay una especie que está siendo especialmente cuidada en la última década, el Guacamayo Lapa Verde, una de las especies de guacamayo más bella gracias a sus colores. Por eso, fue presa de los cazadores furtivos que han estado cerca de acabar con la especie. Y hablando de animales, los amantes de la prehistoria tienen una parada obligada en la reserva de Caño Negro, donde se encuentra el prehistórico pez Gaspar, un auténtico fósil viviente.iente.

Caribe


La vertiente caribeña de Costa Rica contrasta con la Pacífica. Aquí la vida es más lenta, se perciben con claridad las raíces africanas y también las caribeñas para crear un ambiente único. La ciudad más importante es la ciudad de Limón. A pocos kilómetros se encuentra la población de Moín y aún más al norte, está Parismina. Se trata de un pueblo de pescadores que nos hará retroceder en el tiempo varias décadas. Como en el Parque Nacional de Tortuguero, del que hablaremos un poco más tarde, aquí también desovan las tortugas, pero sin la muchedumbre que se acumula en el Parque Nacional. Para que os hagáis una idea, en Parismina principalmente desova la tortuga laúd -entre febrero y octubre- y las tortugas verdes, que lo hacen entre junio y octubre.

En cuanto al Parque Nacional de Tortuguero, es el criadero por excelencia de la tortuga verde y permite a los miles de turistas que viajan hasta aquí cada año contemplar sin molestar y siempre respetando las distancias de seguridad, cómo las tortugas salen del agua, recorren unos metros sobre la arena hasta que, extenuadas, ponen todos sus huevos antes de volver al mar. El Parque Nacional ofrece la posibilidad de participar en labores de voluntariado, y es una opción más que interesante para mezclar turismo y solidaridad. No es el único lugar donde poder ayudar, en Playa Chiquita hay un centro de recuperación de especies donde los niños podrán descubrir aspectos desconocidos sobre muchos animales.

Otro de los destinos a tener en cuenta es el Refugio Nacional de Vida Silvestre Barra del Colorado. Es muy famoso porque aquí se practica la pesca deportiva del róbalo. Los amantes del surf cuentan aquí con un bastión muy singular: la playa de Talamanca y su Puerto Viejo. La playa ofrece a los surfistas buenas olas y buen ambiente y el Puerto Viejo de Talamanca, una vida nocturna muy animada.

Si deseas realizar una reserva online para viajar a cualquiera de estos increíbles lugares de Puerto Rico y beneficiarte de descuentos exclusivos
solo para nuestros clientes , haz click a través del siguiente link:

¡Organiza tu ruta con WBT!

O bien si deseas que World Business Travel te organice una ruta personalizada a tu gusto, contacta con nosotros:

World Business Travel
C/ San Josep, 6
08291 Ripollet Tel: 93 586 35 80
Email WBT

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies